Numerosos estudios realizados durante los últimos años han llegado a la conclusión de que los países de la cuenca Mediterránea tienen una menor tasa de mortalidad por cáncer y un menor porcentaje de infarto de miocardio que otros países.

Por ello, para prevenir estas enfermedades se recomienda seguir sus hábitos alimenticios, es decir, la llamada Dieta Mediterránea, que es aquella que está formada por: pastas, legumbres, verduras, abundante fruta, aceite de oliva, poca carne y mucho pescado, pan integral, algunas especias (ajo, orégano, algo de pimienta ) y pequeñas cantidades de vino. Con todo ésto se puede decir que , por sus especiales características, la dieta mediterránea está científica y universalmente reconocida como la más saludable de todas las existentes.

background